psicología

       Para que podamos entender de lo que vamos a hablar seguidamente, empezaremos definiendo que es la autoestima en una persona, (decir que no hay una definición única como tal, sino que es más bien un conjunto de factores que nos afecta e interfiere en nosotros), generalmente es la valoración que hacemos de uno mismo y suele abarcar todos los ámbitos de la vida, desde el aspecto físico hasta el interior, pasando por la valía o la competencia. Se trata de la valoración que hacemos de nosotros mismos  y esa valoración no siempre se ajusta a la realidad. También decir que se forma a lo largo de toda la vida y muchas veces la influencia de las personas de nuestro alrededor nos perjudica, ya que para la mayoría, lo que los demás ven en nosotros o, más bien lo que nosotros pensamos que los demás ven, puede afectar a nuestro grado de autoestima. Esto se relaciona con la seguridad y la confianza que se tiene en uno mismo, y como les afectan las opiniones del exterior.

     Pero si hay algo que determina el estado de salud de nuestra autoestima es la infancia. El refuerzo positivo o negativo con el que hayamos contado desde los primeros pasos de nuestra vida va a ser fundamental para nuestra seguridad emocional en el futuro.

     Para la psicología es más bien la opinión emocional que tienen los sujetos de sí mismos abarcando sus rasgos corporales y mentales, todo lo que forman en él su personalidad y que les compete en mayor o menor medida tanto positiva como negativamente, y obviamente puede ser modificable para buscar el bienestar de uno mismo.

¿Por qué es tan importante en nuestra visión del mundo?

     La autoestima es tan importante para nuestra visión del mundo porque según en el grado en que se encuentre, sentiremos y visualizaremos el mundo y nuestras oportunidades en él de una manera u otra, ya que se relaciona con la confianza o desconfianza que tenemos en nosotros mismos, en el amor incondicional hacia uno, orienta la acción hacia el logro de los objetivos y el bienestar general o por el contrario se puede relacionar con las limitaciones que podemos ponernos a la hora de luchar por nuestros sueños. Se relaciona con los propios juicios de valor que nos hacemos, nuestra capacidad de superación y/o frustración con situaciones de la vida cotidiana que nos influya, el respeto que nos profesamos, … En definitiva se relaciona con nuestra capacidad de superación o destrucción de uno mismo, ya sea de manera consciente o inconsciente.

     Los problemas relacionados con la autoestima se observan en todos los ámbitos de la vida, desde las relaciones familiares, sociales, de pareja hasta en el ámbito laboral. Una autoestima baja puede llevarnos a un menor rendimiento en el trabajo, a una inseguridad personal que genere trastornos emocionales o a mantener relaciones de pareja dependientes y auto-destructivas.

     Para evitarlo, deberemos re-educar nuestros pensamientos y nuestro lenguaje tanto interior como exterior, enviándonos mensajes positivos y reestructurando  nuestra manera de hacer las cosas para de este modo lograr llevar a la autoestima a unos niveles adecuados.

     Re-educar y reestructurar nuestros pensamientos y nuestra manera de obrar parece una de las claves del desarrollo personal. Los problemas de autoestima suelen relacionarse con una insatisfacción general cuya primera consecuencia es que no nos gustamos a nosotros mismos. Por todo lo dicho hasta el momento, pensamos que es necesario mejorar la autoestima, para poder optar a sentirnos satisfechos con nosotros mismos, aceptarnos tal y como somos y sentirnos en equilibrio emocional en nuestro día a día.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS.

“Autoestima en palabras sencillas” – YAGOSESKY, Renny.

“Construyendo la salud”. LUENGO MARTÍN, Mª ÁNGELES Y COLS.  MEC.

“La asertividad, expresión de una sana autoestima”. Castanyer, Olga. Desclee de Brouwer. 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *